martes, 16 de octubre de 2007

Power Valdivia

Y aunque no me guste el autobombo, quisiera compartir con todos los amigos que me han escrito a este blog o a mi email preguntándome sobre la experiencia en Valdivia.
Para quienes no lo supieron, Valdivia tuvo Festival: el 14 Festival Internacional de Cine de Valdivia ( desde el 5 de octubre al 10 de octubre de 2007), y donde este humilde servidor fue a presentar el documental "EL PRIMER MALDITO: tras la huella del poeta Pedro Antonio González", trabajo sobre el que ya les he comentado en posts anteriores.
Quiero ahorrar palabras y entregarles este informe fotográfico, citando aquello de que "una imágen vale más que mil palabras"

El afiche oficial del Festival Internacional de Cine de Valdivia, representaba la cola enroscada de la particular sarigueya moteada de orejas borlas, vivaz animalito, emblemático de los parajes sureños de Chile.


La fachada del Hotel Villa Del Río, cinco estrellas, centro de operaciones de la organización festivalera, y residencia para los invitados top como uno. No habían pulgas y las sábanas siempre estaban planchaditas. Diariamente dejaban tres pares de toallas en los baños, más jaboncitos Lux, y champú cortado. En la recepción agradecí los souvenirs pero les devolví tres toallas, porque no me cupieron en el bolso. Mi habitación era la 76.


Todas la mañanas, una bella walkiria nos despertaba con campana en mano. Esta alemanita era la encargada de ordeñar el desayuno para todos los residentes del hotel. En la foto, pueden ver como nos preparaba el rico, nutritivo y reparador desayuno Kunstmann.


Cuando llegué mi habitación estaba ocupada por estos dos personajes: el actor Felipe Brown y su abuelito, quien solía pasear en pantuflas reposadamente por el muelle del hotel valdiviano, desde donde todos los días nos trasladaba un bote por el río Calle Calle hasta el muelle más cercano al centro de la ciudad.


Fernanda Urrejola sonríe cuando le pregunto si alguna vez ha probado el pipeño cureptano.


Un tira que simulaba ser rastafari trató infructuosamente de vender marihuana "pateada" a todos los famosillos asistentes al Festival. Aquí es captado tratando de meterle disimuladamente alguna sustancia alucinógena en el vaso del actor Brown.


Uno de los invitados de honor al festival, fue el escritor y crítico de cine estadounidense Jonathan Rosenbaum, fanático de Orson Welles. En la foto, posando junto a su harem.


El documental "EL PRIMER MALDITO..." fue exhibido dentro de la llamada muestra alternativa "Ventana del Cine Chileno", en el Teatro Cervantes de Valdivia, un hermoso y antiguo edificio histórico ubicado en el centro de la ciudad.


Hall de entrada al Teatro Cervantes. La gente se agolpa en la entrada para la exhibición del documental del poeta cureptano.


14:45 hrs.Vista parcial del público que fue llegando a la función doble donde se exhibiría dos documentales chilenos: "EL SINIESTRO DOCTOR MORTIS" y "EL PRIMER MALDITO".
El público impaciente ya empezaba a rechiflar.


La gente llegaba apresurada para no perderse ni un segundo de las películas y se peleaban la mejor ubicación. Hubo algunos golpes. Aún no eran las 15:00 horas (hora exhibición) pero la impaciencia del público ya se hacía sentir.


Pancho Melo y Katyna Huberman señalaban: " Por nada nos perderemos EL PRIMER MALDITO....¿ creo que es de un poeta de Curepto?"


Emotiva imagen en que Pancho Melo se reencuentra con su hermanastro mayor, Pone, familiar perdido desde aquel desastroso terremoto de Valdivia quien posa junto a las simpatiquísimas Katyna Huberman y Daniela Lhorente.


Daniela Lhorente sonríe cuando recuerda una anécdota veraniega en tierras cureptanas.
Quien solo se rie, de alguna maldad se acuerda.


Al finalizar la exhibición de EL PRIMER MALDITO, un emocionado Pancho Melo aplaude de pie, junto a la Huberman


El Festival de Cine de Valdivia es también una instancia para establecer contactos y concretar acuerdos comerciales. En la foto, ejecutivos de venta de la compañía VIDEOCORP, representante de SONY en Chile, ofreciéndome la última chupá del mate en lo que a cámaras digitales de última generación se refiere.


Los reconocidos directores de documentales Claudio Di Girólamo ( "André de la Victoria", "El 18 de los García"), y el maestro Claudio Sapiaín ( "Eran unos que venían de Chile") comentando los entretelones del documental del poeta cureptano.
De pasada , compraron dos combos de Revista ASTEROIDES.


Thiago Correa y la pelolais del momento, Ignacita Allamand, se retira apenas termina la función de EL PRIMER MALDITO. A la salida confiesa: "Me senti identificada con la esposa del poeta...tan jovencita ella. Terrible. Quiero ir a Curepto"


Ignacia Allamand sonríe incómoda cuando se le revela que Curepto no es un fundo. Solo lo parece.


Fernando Lasalvia es sorprendido sacándose los mocos a la salida de la función de EL PRIMER MALDITO. Luego, haciendo uso del viejo "efecto catapulta"(deshacerse de la bolita de moco seco con los dedos pulgar e índice), los lanzaría al abrigo de Ignacia Allamand. Ella no se da cuenta y culpa al rocío sureño.


Matías Bize, director de la premiada cinta "Lo bueno de llorar", posa con rostro de " lo malo de llorar". El hombre la ha sufrido.
Confiesa que su próximo proyecto cinematográfico quiere realizarlo en algún balneario perdido del centro sur de nuestro país. Algo así como playa de La Trinchera, en la comuna de Curepto

"MIRAGE MAN" es la nueva y excelente cinta del pokemon Ernesto Díaz, el mismo director de "KILTRO", debuta en el Festival de Valdivia y gana premio.
Esta vez también repite el plato, y reparte combos y patadas el musculoso Marko Zaror, quien encarna al superhéroe chilensis.
Con esta comedia les garantizo diversión, risas, y muchas, muchas chuletas.

Un Hito extraOrdinario.
La reunión de dos verdaderos superhéroes: Fabio Power y MIRAGEMAN.
El sujeto tras la máscara azul es el protagonista de la cinta, Marko Zaror, que prometió que su próxima película estará basada en las increíbles aventuras de F Power.

Archivo del Blog

Ser o no ser. Ese es tu problema

Mi foto
Hago dibujos. Creo que es lo único bueno que sé hacer. Algo es algo