miércoles, 3 de octubre de 2007

Principio

Una persona muy querida hace un tiempo me dice: "Tus principios valen callampa", y agregó esta profecía: "...terminarás solo...solo". Ataque certero, directo a donde duele.
Pero luego de acusar recibo, recapacité.
La soledad es la única que nunca te abandona. Como decimos, mejor solo que mal acompañado, y si eso requiere de sacrificios, así tendrá que ser.
Reconozco que a veces, la soledad también es mala consejera.
Otras veces, te convierte en un Maestro. Lo pensé dos veces y me animé a dibujar (¡por fin!) a un verdadero Maestro.
Prendí un inscienso, fumé un habano, le recé al santo negro tres veces, lo rocié con escupitajos de ron, me ortigué el cuerpo, y creo estar protegido.
Recién vamos partiendo, de nuevo. Esto no termina.

Archivo del Blog

Ser o no ser. Ese es tu problema

Mi foto
Hago dibujos. Creo que es lo único bueno que sé hacer. Algo es algo