lunes, 29 de enero de 2007

Royal de Luxe en Santiago de Chile

¡Por primera vez en Sudamérica!
"LA PEQUEÑA GIGANTE
y EL RINOCERONTE ESCONDIDO"

Una producción de la Compañía de Teatro Royal de Luxe
Director: Jean Luc Courcoult

El viernes 26 de enero, los habitantes de Santiago, la capital de Chile, despiertan conmocionados con la noticia de que un descontrolado rinoceronte metálico ha provocado grandes desastres en diferentes puntos de la ciudad. El animal había escapado de África y apareció en las minas de cobre del norte de nuestro país, desde donde huyó asustado de las máquinas y los camiones gigantes, para venir a esconderse en las calles de Santiago.
Aquella mañana los destrozos se hacen evidentes para todos los sorprendidos transeúntes capitalinos.

(En la foto: Omar Rojas, "The Head", director del Colectivo Independiente de Acción Cultural, PUEBLOCULTO, no se aguantó las ganas y viajó especialmente desde Curepto, la capital de la sicodelia, a Santiago, la capital de esta copia feliz del Edén para copuchar y comprobar en terreno el caótico espectáculo)

( Fotos: F.Power)

Una multitud esperaba ansiosa la aparición de la marioneta
LA PEQUEÑA GIGANTE LLEGA
a la Plaza de Armas de Santiago de Chile

Las autoridades llaman a la calma y contactan a la Pequeña Gigante, conocidísima por sus anteriores aventuras en Europa, y quien tendrá la misión de capturar al rinoceronte. La Pequeña Gigante aparece durmiendo en la afueras del Mercado Central de la ciudad y es despertada por la Presidenta de la República para que vaya a cumplir su tarea.

La Pequeña Gigante entrando a la Plaza de Santiago.


El público quedó loco con la apariencia, los gestos y con el baile que se pegó la Pequeña Gigante, con levitación incluida...
En la noche durmiendo.
Me cuentan que a las 4:30 a.m. aún era posible encontrar mucho público haciendo largas filas para verla y fotografiarse con ella

La mayoría de las fotografías que ustedes han visto corresponden al cierre del día del arribo (26.01.07/ Día 1) de la Pequeña Gigante a la Plaza de Armas de Santiago de Chile y fueron tomadas por esta simpática muchachita: Daniela Panza, mi cuñada.
Como bien pudieron enterarse por los medios de la aventura sudamericana de la niñita francesa, los días siguientes vendrían los celebrados duchazos matinales, las meadas en la vía pública y la captura del mentado rinoceronte con la ayuda de los manoseados liliputenses.
Por momentos todo era fantásticamente caótico, y reinaba en el aire algo de locura espacial.
Y aroma a rodilla también. Como cuando niños.
¡ Ojalá les hayan gustado!


(la foto de arriba corresponde a © Tae Sandoval)

Pueden encontrar más fotos del
recorrido de La Pequeña Gigante
en la página
de Tae Sandoval

Archivo del Blog

Ser o no ser. Ese es tu problema

Mi foto
Hago dibujos. Creo que es lo único bueno que sé hacer. Algo es algo